Mujer Trabajadora, Mujer en lucha

Hace años que somos testigos de cómo las reivindicaciones de las mujeres han sido parte de la escena política de nuestro país y el mundo, múltiples demandas que de manera agrupada podemos reconocer como eje principal el cese de la violencia patriarcal en todas las dimensiones y expresiones que este sistema promueve y valida.
Hasta aquí todas y todos podríamos estar de acuerdo, es innegable la necesidad de problematizar y tomar acciones en relación con la opresión, abusos y discriminaciones constantes que vivimos las mujeres por el sólo hecho de ser mujeres. Pero en este mismo contexto en donde cada vez se toma más conciencia, es necesario despejar algunas concepciones políticas que nos permitan una mejor comprensión de la lucha que ha dado históricamente el movimiento femenino.
Como primer elemento a considerar es importante asumir que el feminismo no sólo se hace cargo de las opresiones y problemáticas histórica de la mujer, sino que también problematiza sobre todos los sectores de la sociedad oprimidos por el patriarcado como niñes, adolescentes, adultes mayores y disidencias sexuales. Por lo tanto, debemos comprender que el patriarcado es una estructura de dominación principalmente de género, pero con varias expresiones materiales e ideológicas.
En segundo lugar, es muy importante comprender que el Patriarcado no opera sólo. Para perpetuar lógicas de opresión requiere sostenerse en el Capitalismo como sistema de explotación y en alianza con éste van desarrollando formas de relacionamiento social, cultural, económicas, productivas y reproductivas, etc., funcionales a las necesidades de acumulación de capital de la burguesía.
De esta manera, la existencia de clases sociales nos obliga a entender que el feminismo como movimiento político tiene distintas interpretaciones ideológicas. Entre las más reconocidas y tratando de agrupas las distintas corrientes feministas encontramos el feminismo liberal donde la centralidad pasa por las opresiones de género por sobre otras con más o menos matices, también tenemos expresiones feministas radicales donde se resalta el separatismo como eje de discusión y trabajo político, y finalmente reconocemos el feminismo de clase, que si bien también tiene debates internos sobre como reivindicar las demandas históricas de las mujeres, lo hace desde una mirada clasista, es decir, reconociendo la lucha de clases como motor de la historia.
El feminismo clasista entiende que la clase trabajadora es antagónica a la clase burguesa, y desde esa claridad propone un trabajo político que considere con prioridad las demandas de la mujer trabajadora y popular.
Si bien existen demandas transversales a todas las mujeres y tipos de feminismos como el término a la violencia patriarcal física, psicológica, económica entre otras, o la reproducción del machismo en ámbitos formales, sociales y culturales. El Feminismo Clasista explica que muchas de estas reivindicaciones tienen distintas expresiones según la condición de clase, y según la condición de opresión vivida. En otras palabras, no es lo mismo ser mujer, que ser mujer indígena donde el componente descolonizador cobra relevancia, o ser mujer afrodescendiente donde el racismo se vuelve un elemento permanente de discriminación, o ser mujer inmigrante donde la xenofobia determina muchas veces las condiciones de vida, o ser mujer transexual donde el riesgo de ser agredida es una constante. O peor aun cuando se es una, dos o todas las anteriores.
Ser mujer de la clase trabajadora es vivir en una condición de doble explotación con la carga del trabajo doméstico, la crianza como responsabilidad “exclusiva”, con trabajos precarizados y brechas salariales con evidentes discriminaciones contractuales por su capacidad reproductiva, con permanente peligro de violencia sexual fomentados por conexos sociales de mucha precariedad, pobreza, hacinamiento, falta de educación y constante bombardeo comunicacional de cosificación sexual y/o cultura de la violación.
Las mujeres, niñes, adolescentes, adultes mayores y disidencias sexuales de la clase trabajadora no viven y pagan los mismos costos que la clase burguesa frente al patriarcado y el capitalismo.
De esta manera es que el feminismo de clase se expresa dentro del sindicalismo, levantando problemáticas asociadas a la Igualdad de acceso al trabajo, Igual trabajo – igual salario, protección a la maternidad (Remuneración pre y posnatal, acceso a Sala Cuna Universal (para hombres y mujeres/posnatal parental igualado a mujeres), Igualdad de ingreso y participación sindical, protección social libre de discriminación, entre tantas otras.
Los desafíos para el sindicalismo clasista en este debate pasan principalmente por promover espacios de organización femeninos al interior de las organizaciones sindicales, instalación de las demandas de las mujeres al interior de los sindicatos, formación de dirigentas desde el clasismo y el feminismo, buscar métodos organizativos adecuados a la realidad de la mujer trabajadora, establecer medidas organizativas claras ante situaciones de violencia patriarcal (en el trabajo y al interior de la organizaciones sindicales), y la creación de espacios mixtos que fomenten temáticas de feminismo clasista desde la autocrítica y rectificación.
El feminismo clasista entiende muy bien que acabar con el Patriarcado es una tarea crucial para superar muchas de las actuales formas de opresión, pero no solucionará todas las problemáticas que vivimos las mujeres y otros sectores oprimidos, ya que es el Capitalismo el principal sistema que requiere de estos mecanismos de opresión para sustentarse.
Por todo lo anterior, frente a la lucha feminista, reconocerse como clase trabajadora es requisito para dar una lucha contra el patriarcado y capitalismo. Y a su vez, es fundamental que el conjunto de la clase trabajadora asumas las reivindicaciones de la mujer trabajadora como propias, porque la emancipación de la mujer trabajadora va de la mano con la liberación de la clase.
Fernanda Quezada Ferrada
Sindicato de Técnicos, Técnicas y Profesionales SITECPRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.